viernes, 13 de febrero de 2015

Sobre Felipe Guarda

Un amigo comparó a Felipe con un cowboy; nunca me gustaron los vaqueros y con el tiempo he dejado de creer en esa obsesión ¿Desproporcionada? ¿Inconsecuente? que tienen los  gringos y sus películas con los tipos solitarios que cruzan la pradera en sus caballos, o la ciudad a pie, o lo que sea; y son duros, porque no los mata ni el copete, ni los golpes, ni las balas, ni la guerra, ni su pasado. Todo eso es, en cambio, probadamente nocivo para los pobres héroes latinoamericanos; sobre todo el pasado,  los infiernos personales de los que siempre se busca huir con ahínco y de los que no se puede huir.  Creo más bien en los indios; en los que mueren frente a la cámara con los  anónimos movimientos de un dolor tan momentáneo como estúpido. Un dolor valiente, por cierto y necesario, pero fugaz y claro, incomprendido. Si tuviera que comparar a Felipe con alguien, con algún tipo de héroe o enemigo del héroe en un relato real o ficticio, imaginado o ideal, creo que lo veo más parecido a un mapuche que a un indio; a un aventurero español relegado en el sur de Chile, lejos para siempre del amor, que a un vaquero del primer mundo recortado contra un fondo limpio y tonto. Más bien lo veo como Lautaro. Perdido en el viento sur, como dice Violeta Parra. En las tierras encantadas de Futrono. Con su cámara, cruzando el frio de los grandes lagos, la niebla de ciudades con nombres enigmáticos como Niebla y Última esperanza. Aquí dejo sus fotos para el deleite general. Para mi uno de los fotógrafos más valientes que conocido; un maestro absoluto.  

http://felipeguardag.wix.com/riosur


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada